Cargando

Escribe para buscar

Tags: ,

Diferencias entre Agile y Scrum

Compartir

Si eres nuevo en el mundo de la gestión de proyectos, la cantidad de terminología y procesos desconocidos podría resultarte abrumadora. Si es tu caso, sigue leyendo este artículo para que aprendas las diferencias entre Agile y Scrum.

Los gerentes de proyectos tienen muchas responsabilidades, como crear planes de ejecución de proyectos eficaces y todos los planes auxiliares necesarios para los proyectos que supervisan.

Tambien identifican y gestionan los riesgos asociados a cada proyecto; y se aseguran de que los proyectos se mantengan dentro de sus objetivos. Y no son solo estas, la lista continúa amigos.

Pero antes de que un gerente pueda profundizar en esos detalles, debe elegir la metodología de gestión de proyectos adecuada para guiar sus esfuerzos y llevar su proyecto hasta su finalización.

Hay muchas metodologías diferentes para elegir, y cada una se adapta mejor a diferentes tipos de proyectos. Dos de los enfoques más comunes (y a menudo combinados) para la gestión de proyectos son Agile y Scrum. Dadas las similitudes entre los dos, es fácil entender por qué a veces se pueden confundir, pero son, de hecho, dos conceptos distintos.

A continuación, se muestra lo que significan Scrum y Agile en la gestión de proyectos, en qué se diferencian entre sí y cómo elegir el enfoque correcto para tu proyecto.

¿Qué es la gestión de proyectos Agile?

En pocas palabras, la gestión Agile de proyectos es una filosofía o marco que adopta un enfoque iterativo hacia la finalización de un proyecto.

El Project Management Institute (PMI) dice que el objetivo del enfoque Agile es crear un ROI temprano y mensurable a través de la entrega iterativa y definida de las características del producto.

Debido a la naturaleza iterativa de los enfoques Agile, la participación continua con el cliente es necesaria para garantizar que las expectativas estén alineadas y permitir que el gerente del proyecto se adapte a los cambios a lo largo del proceso.

Según Joseph Griffin, profesor adjunto del programa de Maestría en Gestión de Proyectos en Northeastern, “Agile es principalmente una filosofía de gestión de proyectos centrada en valores y principios específicos. Piensa en Agile en términos generales como una guía de orientación sobre cómo enfocamos el trabajo del proyecto “.

El sello distintivo de un enfoque Agile son los valores y principios clave que luego se pueden aplicar a través de diferentes metodologías específicas.

“Por ejemplo, si estás siguiendo una filosofía Agile en la gestión de tus proyectos, querrás tener interacciones regulares con el cliente y / o los usuarios finales; estás comprometido con una comprensión más abierta del alcance que puede evolucionar en función de los comentarios de los usuarios finales; y adoptarás un enfoque iterativo para entregar el trabajo”, dice Griffin.

Hay muchas metodologías de gestión de proyectos diferentes que se utilizan para implementar la filosofía Agile. Algunos de los más comunes incluyen Kanban y Scrum.

¿Qué es la gestión de proyectos Scrum?

La gestión de proyectos Scrum es una de las metodologías Agile más populares utilizadas por los directores de proyectos.

Mientras que Agile es una filosofía u orientación, Scrum es una metodología específica sobre cómo se gestiona un proyecto. Proporciona una línea de proceso sobre cómo identificar el trabajo, quién lo hará, cómo se hará y cuándo estará terminado.

La metodología Scrum se caracteriza por fases cortas o “sprints” para realizar el trabajo del proyecto. Durante la planificación del sprint, que suele ser un período de dos a cuatro semanas, el equipo del proyecto identifica el alcance de las actividades.

Al final del sprint, este trabajo debe estar listo para ser entregado al cliente. El sprint finaliza con una revisión de los objetivos y una evaluación retrospectiva, o más bien, lecciones aprendidas. Este ciclo se repite a lo largo del periodo de vida del proyecto hasta que se ha entregado la totalidad del alcance.

En muchos sentidos, esto refleja aspectos de la gestión de proyectos tradicional. Sin embargo, una de las diferencias clave es cómo se crean partes del proyecto que se pueden enviar a lo largo del camino en lugar de entregarlo todo al final. Hacerlo de esta manera le permite al cliente darse cuenta del valor del proyecto durante todo el proceso en lugar de esperar hasta que el proyecto se cierre para ver los resultados.

La diferencia entre Agile y Scrum

En la superficie, es fácil ver por qué Agile y Scrum a menudo pueden confundirse, ya que ambos dependen de un proceso iterativo, interacción frecuente con el cliente y toma de decisiones colaborativa.

La diferencia clave entre Agile y Scrum es que, si bien Agile es una filosofía de gestión de proyectos que utiliza un conjunto básico de valores o principios, Scrum es una metodología Agile específica que se utiliza para facilitar un proyecto.

Es importante recordar que aunque Scrum es un enfoque Agile; Agile no siempre significa Scrum. Hay muchas metodologías diferentes que adoptan un enfoque Agile para la gestión de proyectos.

Agile vs Scrum: elegir el enfoque de proyecto correcto

Una vez que tengas una comprensión clara de qué son Agile y Scrum y cómo funcionan juntos, puedes comenzar a pensar en aplicar estos enfoques a tus propios proyectos.

Si decides que un enfoque Agile es adecuado para un proyecto en particular, la pregunta es: ¿Qué metodología Agile deberías utilizar? La respuesta podría ser Scrum, o podría ser una de las otras diversas metodologías Agile que existen.

Decide de forma adecuada

Para decidir si Agile es adecuado para tu proyecto, deberás observar los requisitos y restricciones que involucran el desarrollo de las actividades. Agile se creó originalmente en el contexto de proyectos de desarrollo de software y es particularmente eficaz en este campo.

Es importante mencionar que un enfoque Agile no será efectivo para proyectos con requisitos de desarrollo muy estrictos. Sin embargo, los principios rectores de la filosofía Agile se utilizan ampliamente en muchos tipos de proyectos, en diversas áreas de la industria.

Si un enfoque Agile es adecuado para tu proyecto, deberás determinar si Scrum es o no la mejor metodología Agile para tus necesidades y objetivos específicos. Scrum generalmente se adapta mejor a proyectos que no tienen requisitos claros y que probablemente experimenten cambios.

Es importante recordar que la clave para un proyecto exitoso no es solo elegir la metodología correcta, sino ejecutar esa metodología de manera hábil.

Hacerlo requiere una comprensión amplia de la metodología que finalmente decidas emplear junto con otras habilidades críticas de gestión de proyectos. Para tener éxito en tus funciones como gerente, también debes saber cómo comunicarte de manera efectiva, liderar un equipo, aplicar el pensamiento crítico y las habilidades de resolución de problemas, y ademas adaptarte a las dinámicas y complejidades organizacionales que te rodean.

Es por eso que se deben considerar las habilidades técnicas como solo un componente de las habilidades necesarias para liderar proyectos con éxito.

Si quieres ser un Gerente de Proyectos exitoso, debes aprender sobre metodologías Agile. En The Digital Way, nuestros programas no se centran únicamente en las habilidades técnicas, sino que se presta mucha atención al desarrollo de competencias en el trabajo en equipo.

Sigue nuestros posts y aprende un poco más sobre conceptos y técnicas clave para ser un profesional de la era digital.

Tags: