Cargando

Escribe para buscar

¿La robotización afecta la empleabilidad?

Compartir

“¡La robotización se llevará nuestros trabajos!”, “¡Serán los robots quienes nos quiten el empleo!”. Estas afirmaciones resonaban constantemente diez años atrás, pero realmente ¿la robotización ha afectado la empleabilidad del ser humano?

Si bien es cierto que el crecimiento económico de los últimos 10 años ha hecho que sea difícil determinar el impacto de los robots en la mano de obra, la economía en auge ha creado empleos fuera de los reemplazados por la robotización. Por lo tanto, los trabajadores desplazados encontraron nuevos trabajos. Pero, ¿esto durará?

 

Robotización en las compañías

Antes de que los robots se instalen en un entorno de producción, los integradores de robótica a menudo utilizan las visitas al sitio para comprender completamente la configuración y el flujo de trabajo actual. Durante estas visitas al sitio, los integradores de robótica a veces experimentan solicitudes notables de la administración de la organización. Por ejemplo, los gerentes han pedido a los integradores que no usen su ropa de trabajo, que no usen la palabra ‘robot‘ o ‘cobot’ e incluso que mientan a los empleados sobre la razón por la que están allí.

Estas solicitudes extrañas son el resultado del temor de la gerencia de que sus empleados crean que la robotización tiene un impacto negativo en el entorno laboral. A veces, la dirección de una organización incluso cree o experimenta que los robots son saboteados por sus empleados, todo porque sus empleados podrían temer perder su trabajo.

 

¿Está justificado este miedo a los robots? ¿Las capacidades de robotización cada vez mayores de la humanidad conducirán a una disminución o aumento de puestos de trabajo?

Esta pregunta no tiene una respuesta sencilla. Después de todo, nadie ha demostrado ser capaz de predecir el futuro. Sin embargo, si consideramos el pasado, podemos intentar predecir la respuesta.

 

Robotización: mayor eficiencia y condiciones de trabajo

La automatización de las tareas humanas es una tendencia que ha estado presente durante gran parte de la historia de la humanidad, con la finalidad de facilitarlas para dar paso a otras ocupaciones e incluso para mejorar la distribución del tiempo. Donde los monjes medievales solían pasar su vida copiando libros a mano y la gente solía hacer los cálculos de la organización a mano, hoy en día todas estas tareas están robotizadas, gracias a las nuevas tecnologías. ¿Han resultado estos avances tecnológicos en tasas de desempleo masivas? La respuesta es no.

Los avances en automatización y robotización durante la revolución industrial y las últimas décadas, incluida la introducción de robots y robots colaborativos, han creado entornos de trabajo más seguros, eficientes y agradables. La gente solía realizar tareas tediosas en condiciones inhumanas, lo que provocaba que los trabajadores se enfermaran, se lesionaran o se desmotivaran rápidamente.

Además de estos problemas obvios, esto también significó que las personas se vieron obligadas a realizar sus tareas de manera ineficiente. Al incorporar la automatización y la robótica en el proceso de producción, la eficiencia y las condiciones de trabajo han mejorado enormemente, haciendo posible la situación económica y social actual.

 

El uso de robots crece rápidamente

El aumento de la eficiencia y la productividad con la robótica es una tendencia que ha estado sucediendo durante años y seguirá creciendo rápidamente en el futuro. Según el Informe Mundial de Robótica 2018 de la Federación Internacional de Robótica (IFR), las tasas de crecimiento de las ventas de robots se acelerarán hasta un 14% de media anual entre 2019 y 2021. Se estima que entre 2018 y 2021 se instalarán casi 2,1 millones de robots industriales, por todo el mundo.

Este aumento en las ventas de robots conduce a una fascinación por estas nuevas tecnologías, pero también genera temor por el impacto que los robots tendrán en nuestras vidas. La gente comienza a preguntarse qué efecto tendrá la robótica en las perspectivas de empleo en el futuro.

 

Reasignación de tareas gracias a la robotización

Como se ha demostrado en el pasado, por ejemplo, la imprenta reemplaza a los monjes que copian libros, los desarrollos de automatización como la implementación de la robótica conducirán a cambios de trabajo y reasignación de tareas. El hecho de que los robots (colaborativos) se hagan cargo de tareas aburridas, repetitivas y peligrosas permite a los empleados pasar a tareas más calificadas, como la planificación de la producción. Así que sí, algunos trabajos serán asumidos por robots y otras soluciones de automatización, pero los robots complementarán a las personas en lugar de reemplazarlas.

Un estudio de la Federación Internacional de Robótica sobre El impacto de los robots en la productividad, el empleo y los trabajos (abril de 2018) confirma este punto de vista.

¿Te ha parecido interesante este artículo hasta ahora? Incrementa tus conocimientos en RPA, Automatización, Nuevas Tecnologías y mucho más con nosotros. Visita nuestro portal y chequea todos los cursos que te ofrece The Digital Way.

 

 

Algunas de las principales conclusiones del informe del IFR son:

 

  1. Los robots aumentan la productividad y permiten que una organización se vuelva o siga siendo competitiva a través de beneficios como el desarrollo y la entrega de productos más rápidos. También permite a las organizaciones “reubicar” o recuperar parte de su cadena de suministro que anteriormente habían subcontratado a países con mano de obra barata.
  2. Los robots colaborativos aumentan la productividad de los compañeros de trabajo humano. Asimismo, reducen el riesgo de lesiones en el lugar de trabajo y la baja satisfacción laboral debido al trabajo a menudo repetitivo y físicamente desafiante.
  3. El aumento de la productividad puede generar un aumento de la demanda, creando así nuevas oportunidades laborales. En general, la automatización de las últimas décadas ha provocado un aumento de la demanda laboral y ha tenido un impacto positivo en los salarios.
  4. El futuro abarcará la cooperación de robots y humanos. El McKinsey Global Institute sugiere que menos del 10% de los trabajos se pueden automatizar y/o robotizar por completo. Según su análisis, la mayoría de las ocupaciones cambiarán en lugar de automatizarse. La experiencia de la Federación Internacional de Robótica apoya este punto de vista. Creen en un futuro en el que los robots y las personas trabajarán juntos, cada uno haciendo lo que mejor hace. Generando un impacto positivo tanto en las organizaciones como en las personas que trabajan allí.

 

Los robots no reemplazarán a todos los trabajadores humanos

Una cosa es cierta cuando se trata de robots. La automatización robótica está creciendo, especialmente en el medio oeste de los Estados Unidos, donde dependen en gran medida de la fabricación. El fuerte crecimiento de la automatización en esos estados fabricantes supera con creces al resto de Estados Unidos. Y los estados del Medio Oeste sin sindicatos fuertes están viendo aún más robots desplegados.

Sin embargo, dado que no todos los estados dependen en gran medida de la fabricación, puede ser difícil determinar si la automatización ha tenido un impacto significativo en el mercado laboral. Además, no todos los trabajadores se ven afectados de la misma manera por los robots. Buenas noticias: los trabajos técnicos y de ingeniería suelen experimentar aumentos. No tan malas noticias: los trabajos aburridos, sucios y peligrosos están automatizados.

Muchos estudios muestran a menudo que el impacto de los robots en los mercados laborales en su conjunto es muy pequeño. Los trabajos que realizan los robots incluyen tareas repetitivas como montaje, embalaje y pintura y soldadura rápidas. No hace falta decir que esos no son los puestos más deseables. Pero los robots no reemplazan puestos que requieren pensamiento crítico y colaboración, que a menudo son más gratificantes.

 

El crecimiento podría enmascarar el impacto de los robots en el trabajo

Cuando la robotización se implementa en una economía en recesión, los trabajadores con menos educación a menudo deben buscar puestos con salarios más bajos en mercados como el comercio minorista, la hospitalidad y el ocio. Y dado que la demanda en esos mercados disminuye en una economía estancada o en contracción, esos trabajos pueden ser difíciles de encontrar. En ese caso, es mucho más fácil reconocer que un trabajador perdió un trabajo debido a la automatización.

Pero la economía actual está impulsando una mayor demanda de bienes, está creando nuevos mercados y eso se traduce en salarios más altos. Los trabajadores reemplazados por robots pueden no tener que cobrar el desempleo. En su lugar, pueden percibir aumentos en el salario y obtener lo que muchos considerarían un mejor trabajo.

Gracias al auge reciente, incluso es posible que este período de expansión económica pueda ayudar a los trabajadores a conseguir mejores empleos incluso si la economía sufre una recesión. Muchos trabajadores aprovecharán esta oportunidad para participar en programas de educación y capacitación que les permitan transferirse a otras carreras. Incluso pueden aprender a reparar los robots que tomaron sus antiguos trabajos.

 

Cooperación entre robots y personas

La preocupación por el empleo futuro y los empleos futuros es un efecto comprensible de las posibilidades de automatización cada vez mayores. Mucha gente teme que los robots se hagan cargo de su trabajo. Sin embargo, como muestra el informe IFR, los hechos demuestran lo contrario. Hay muchas investigaciones disponibles que indican que los robots complementarán en lugar de sustituir la mano de obra y, por lo tanto, aumentarán la seguridad, la eficiencia y la calidad del trabajo. Permitirá a los empleados concentrarse en diferentes tareas de mayor calificación. Por lo tanto, en lugar de reducir las posibilidades de empleo, los robots y las personas cooperarán y crearán un impacto positivo en el futuro.

Juntos, darán forma a la forma en que trabajamos en el futuro.

Tags: