Cargando

Escribe para buscar

Entendiendo el Marketing Omnicanal

Compartir

El Marketing Omnicanal es una de las principales novedades el mercadeo digital. Esta representa una herramienta clave para el desarrollo del mercadeo digital, cuyo fin es ofrecer una experiencia continua y fluida a través de todos los dispositivos y canales que pueda utilizar una persona para relacionarse con los servicios de su interés.

Diariamente, los consumidores buscan nuevas experiencias en cada portal web que visitan cada vez que desen interactuar con las marcas de su preferencia.

¿Qué es el Marketing Omnicanal?

El Marketing Omnicanal busca generar un mensaje fluido, ajustado al comportamiento del cliente, en función de las experiencias de este, utilizando canales de mercadeo digital y tradicional.

Entendemos entonces a la Omnicanalidad como un enfoque de ventas, de varios canales, que lleva a las personas una experiencia de compra integrada.

Esto implica que una marca debe:
  • Manejar la misma información en todos sus canales.
  • Mantener una personalidad coherente en todos sus canales.
  • Tener a sus equipos cohesionados, en donde exista una comunicación centralizada y de fácil acceso.

La estrategia omnichannel lleva a la satisfacción del cliente, gracias a una mejor experiencia de compra mucho más útil, cuando el precio no es la única variable de elección.

Bases de una estrategia de Marketing Omnicanal

En el centro de una estrategia de Marketing Omnicanal está siempre el consumidor. El cliente tiene la oportunidad de comprar cómo, cuándo y dónde quiera, independientemente del dispositivo o canal que esté utilizando para acceder a la marca; proporcionando una compra completamente integrada y sin problemas desde el primer punto de contacto hasta el último.

Con la estrategia de omnicanalidad, una persona que empieza una compra por un canal (por ejemplo página web desde su portátil) puede continuarla con el servicio de atención al cliente y finalizarla en la tienda física.

La omnicanalidad va más allá del intercambio comercial puntual, las interacciones no solo se dan durante el ciclo de compra (como en el caso del crosschannel), sino que se convierte en una experiencia coherente a través de todos los canales y en toda la relación con el cliente.

Si es dueño de marcas, es ideal que mantenga su atención sobre el comportamiento de sus usuarios en tiempo real e incluso, adelantarse a las posibles acciones que puedan tomar y así beneficiar a su negocio. Asimismo, también es clave tener una estrategia de marketing en la que todos sus medios trabajan en conjunto.

Para la omnicanalidad es esencial que exista una cohesión entre su página web, redes sociales, app móvil, su establecimiento físico, entre otras.

 

Usar una estrategia de marketing omnicanal implica varios puntos:
  • Tu presencia aumenta cuando un cliente llega a tu marca, no importa en qué canal inicia el contacto.
  • Cada canal que utilizan los clientes para interactuar con sus actualizaciones, responden automáticamente a las necesidades de estos.
  • Obtendrá un nivel más profundo de personalización sin importar quién sea el cliente, qué canal esté usando o dónde se encuentre en su recorrido.

Marketing Multicanal vs. Marketing Omnicanal

El marketing multicanal tiene mensajes estáticos en varios canales, pero esos canales no se actualizan ni se personalizan con las necesidades de sus clientes. A diferencia del marketing multicanal, el omnicanal mantiene el mensaje relevante al actualizar cada canal a medida que el cliente se relaciona con su marca.

¿Cuál es la diferencia entre omnicanal y multicanal?

La mayor diferencia entre multicanalidad y omnicanalidad es que el primero coloca a la marca en el centro de la estrategia y envía el mismo mensaje a los clientes en todos los canales. Mientras que el omnicanal pone al cliente en el centro de la estrategia. En esta, el mensaje cambia y se adapta a cómo el cliente ha interactuado con otros canales, dándole así una atención personalizada a cada consumidor.

Ilustremos las diferencias entre multicanalidad y omnicanalidad:

Un cliente se registra en su lista de correo y opta por recibir mensajes SMS, relacionados a su negocio.

  • Usted envía un mensaje de bienvenida al cliente con un descuento por la primera vez de uso, a través de un SMS y un seguimiento por correo electrónico.
  • El consumidor regresa y navega, registrándose para recibir notificaciones push, pero finalmente no compra.
  • Hace clic en un anuncio de reorientación enviado por usted y vuelve a la página, agregando productos a su carrito.
  • El consumidor recibe un mensaje de abandono del carrito por correo electrónico y vuelve a visitar su carrito.
  • Las actualizaciones de confirmación de pedido y envío se envían nuevamente al cliente por SMS.

A partir de ahí, cualquiera de esos canales usados ​​podría volver a utilizarse para que el cliente vuelva a comprar.

Con un concepto omnicanal implementado, su cliente puede recibir un mensaje personalizado que es directamente relevante para lo que necesita en un momento dado, sin importar en qué canal esté: digital o tradicional.

Estamos así ante una estrategia que seguirá siendo tendencia durante este año, por la que cada vez más marcas apuestan, y que seguirá evolucionando con la integración de los nuevos canales que no dejan de llegar en el universo online.

 

Tags: