Cargando

Escribe para buscar

Metodología Lean: ¿Qué es y cómo funciona?

Compartir

Probablemente hayas leído o escuchado en algún momento sobre la Metodología Lean y su creciente popularidad en el mundo empresarial. Esta, es una nueva herramienta de gestión universal que busca ofrecer valor y optimizar los flujos de trabajo.

¿Qué es Lean?

Su idea principal es maximizar el valor para el cliente y minimizar el desperdicio que pueda generarse durante la producción. Básicamente el lean significa crear más valor para los clientes con menos recursos de los que se puedan emplear.

Gracias a sus valores fundamentales y al impacto positivo en el desempeño general de las empresas, el concepto Lean parece ser una herramienta de gestión universal. Por ello no es de extrañar que esta metodología se haya extendido rápidamente por todas las industrias.

El concepto Lean puede ser aplicado en cualquier tipo de negocio o proceso de producción, desde la fabricación hasta el marketing y el desarrollo del software. Esta metodología se basa en 3 ideas simples que unidas, constituyen la idea central del Lean Management:

  1. Entregar valor desde la perspectiva de su cliente
  2. Eliminar el desperdicio (pasos en la producción que no aportan valor al producto final)
  3. Mejora continua

¿Cómo surgió esta nueva idea?

Como ya se ha dicho, la metodología Lean busca mejorar de forma continua los procesos de trabajo, propósito y a las personas. En lugar de mantener control total de los procesos, bajo la administración Lean se fomenta la responsabilidad y el liderazgo compartido; siendo así el respeto por la gente y las mejoras continuas, dos pilares importantes en la metodología Lean.

La metodología Lean, desde la óptica empresarial, se basa en acortar los ciclos de desarrollo de productos y el descubrir rápidamente si un concepto empresarial es viable. Esta herramienta es también empleada por estructuras gubernamentales, profesionales, de marketing y otras más. 

Es importante resaltar que la metodología Lean no se creó de un momento a otro, es una herramienta que ha evolucionado y se ha perfeccionado gradualmente.

 

Los 5 principios del Lean: ¿cómo manejar el sistema Lean?

1. Identificar valor

¿Qué se esfuerza por hacer toda empresa? Ofrecer un producto o servicio por el que un cliente está dispuesto a pagar. Para ello, una empresa necesita agregar valor definido por las necesidades de sus clientes.

El valor radica en el problema que está tratando de resolverle al cliente, más específicamente, en la parte de la solución que su cliente está activamente dispuesto a pagar. Cualquier otra actividad o proceso que no aporte valor al producto final se considera desperdicio.

Por lo tanto, para el buen empleo del Lean Management, el primer paso es identificar el valor que desea ofrecer en sus productos.

2. Mapeo del flujo de valor

En este punto se debe mapear el flujo de trabajo de su empresa, en este estudio se incluyen todas las acciones y personas involucradas en el proceso desde la producción hasta la entrega del producto final. De esta forma, podrá identificar en qué partes del proceso no se aporta valor al producto.

Cuando haya mapeado su flujo de valor, será mucho más fácil para usted ver qué procesos pertenecen a qué equipos y quién es responsable de medir, evaluar y mejorar ese proceso. Este panorama general le permitirá detectar los pasos que no aportan valor y eliminarlos.

3. Cree un flujo de trabajo continuo

Una vez que haya dominado su flujo de valor, es necesario asegurar que el flujo de trabajo de cada equipo se mantenga fluido.

El desarrollo de un producto / servicio a menudo incluye el trabajo en equipo multifuncional, pueden aparecer cuellos de botella e interrupciones en cualquier momento. Sin embargo, si divide el trabajo en lotes más pequeños y visualiza el flujo de trabajo, podrá detectar y eliminar fácilmente los obstáculos del proceso.

4. Cree un sistema de extracción

En el sistema de extracción, el trabajo se toma solo si hay una demanda real para él. Esto le permite optimizar la capacidad de los recursos y hacer entregas de productos / servicios solo si existe una necesidad real.

Tomemos un restaurante, por ejemplo. Vas allí y pides una pizza. El panadero toma su pedido y comienza a preparar su pizza. No prepara toneladas de platos por adelantado porque no hay demanda real y estas toneladas de platos pueden convertirse en un desperdicio de recursos.

5. Mejora continua

Este es el último pero más importante paso, pues de él depende que su sistema de gestión Lean se mantenga en el tiempo. Recuerde, su sistema no está aislado ni estático, pueden surgir problemas en cualquiera de los pasos anteriores. 

Existen diferentes técnicas para fomentar la mejora continua, lo ideal es asegurarse de que los empleados de todos los niveles participen en ello. Por ejemplo, cada equipo puede tener una reunión diaria para discutir lo que se ha hecho, lo que se debe hacer y los posibles obstáculos. Una forma sencilla de procesar las mejoras a diario.

¿De qué forma puede beneficiar el Lean Management?

  • Atención: Al aplicar la metodología Lean, podrá reducir las actividades de desperdicio. Por tanto, su plantilla estará enfocada en actividades que aporten valor.
  • Mejorando la productividad y la eficiencia: Cuando los empleados se centren en ofrecer valor, serán más productivos y eficientes, porque no se dispersaran con tareas poco claras.
  • Proceso más inteligente (sistema de extracción): Al establecer un sistema de extracción, podrá entregar el trabajo solo si existe una demanda real.
  • Mejor uso de recursos: Cuando su producción se basa en la demanda real, solo podrá utilizar tantos recursos como necesite.

Como resultado, su empresa (equipo) será mucho más flexible y podrá responder a los requisitos del consumidor mucho más rápido. Al final, los principios de la metodología Lean le permitirán crear un sistema de producción estable con una mayor probabilidad de mejorar el rendimiento general.

 

Tags: