Cargando

Escribe para buscar

Negocio Digital: diez modelos que puedes utilizar

Compartir

La era del negocio digital ha cambiado la manera de ver y hacer las cosas. Anteriormente, gracias a la falta de mecanismos tecnológicos, todo debía hacerse de forma manual, personal o con equipos analógicos.

Esto podía traducirse en un gasto importante de tiempo y dinero en la producción y realización de ciertas actividades. Cosa que se ha mejorado con el pasar de los años, dándole más prioridad a estas dos variantes.

Los avances de la ciencia en las dos últimas décadas han revolucionado la vida de los seres humanos. Generando un cambio del cielo a la tierra para aquellos que no han podido adaptarse a las nuevas realidades y el negocio digital es parte de ello.

Hablamos desde cosas tan simples en tu cotidianidad como hacer las compras. Por ejemplo: hace veinte años, era impensable hacerlas sin salir de tu hogar. Pero ahora, sin pararte de la cama y con sólo un click, ya tendrás los productos que quieras en la puerta de tu casa.

Incluso, ha sido tanta la importancia que ha tomado la evolución del internet, el negocio digital y las redes sociales para las empresas, que son muy pocas las que no han migrado al mundo 2.0 y 3.0.

El no estar en alguna de ellas, podría representar una pérdida económica muy grande. Y peor aún, la falta de confianza del consumidor, ya que tenemos una falsa percepción de que las cosas que no aparecen en la web, no existen.

¿Qué es un negocio digital?

La definición de un negocio digital no es compleja: son aquellas empresas cuya actividad principal está ligada casi en su totalidad a los servicios de Internet. Por medio de la web, tienen diversas plataformas que se adaptan al tipo de comercio o producto que ofrecen.

Asimismo, el modelo de negocio tradicional tiene una estructura física y no sale de ella. Estos son los típicos comercios con tiendas presenciales donde el cliente debe acercarse para poder ver los productos y comprarlos.

Pese a ello, este tipo de empresas no están alejadas de una realidad digital: generalmente utilizan las redes sociales o el mundo 2.0 para poder llegarle a otro tipo de clientes y darse a conocer.

Y aunque suelen utilizar características del negocio digital, sus ingresos y ventas no dependen de la web o la tecnología específicamente. Sin embargo es importante destacar que muchos de estos comercios puede que manejen un tipo de target que no está asociado o adaptado al internet.

Este puede ser uno de los motivos por los cuales no se adapten a las nuevas tendencias. Un claro ejemplo son las instituciones financieras, quienes durante años, su modalidad de trabajo tradicional, con sedes físicas y con atención personal.

Es decir, que había la necesidad de acercarse a la sede de tu preferencia para poder realizar la transacción que deseabas. Pero con el pasar de los años, este tipo de requerimientos quedó obsoleto. En parte por el avance tecnológico y también por el boom que ha tenido todo lo relacionado al cuidado del medio ambiente, el reciclaje de papel y otros productos usados en este negocio.

De esta forma, los bancos se convirtieron en un negocio digital. Gran parte de estas operaciones bancarias comunes pasaron a realizarse a través de sus páginas web. Una actividad sencilla de hacer para aquellos que han crecido con la tecnología, pero complejo para las personas avanzadas de edad.

Esto no es más que un claro ejemplo sobre la importancia de estudiar el mercado y target específico de cada empresa y marca. A cada quien le convendrá una modalidad diferente.

Modelos a considerar

Es importante tener en cuenta que a la hora de emprender o querer estar en algún negocio digital, existen diferentes modalidades que se adaptan a lo que buscas. Por lo tanto, debes estar muy claro lo que deseas hacer con tu empresa y al público al que te estarás dirigiendo.

A continuación, te explicamos diez tipos de modelos aplicables al negocio digital:

  • Peer to peer

Este tipo de negocio digital tiene una plataforma especializada en la contratación de un bien o un servicio. Pero la característica principal del Peer to Peer es el hecho de que el consumidor y el vendedor interactúan entre sí, buscando llegar a un acuerdo para lo que ambos buscan.

El sistema se convierte en un simple intermediario para que ambos logren su cometido. En estos negocios generalmente hay buenas ofertas y es por ello que el modelo resulta en el mercado y serán estos mismos clientes los que califiquen el servicio para darle buena o mala reputación.

Este modelo de negocio digital lo podemos ver en empresas como Airbnb, Mercado Libre o Amazón.

  • Freemium

El presente modelo cuenta con una gama de productos o servicios de forma gratuita dentro de una plataforma. El detalle está que también hay contenido pago que no se encuentra gratis. Esta es la clave para el modelo de negocio digital Freenium, que combina las palabras Gratis con Premium, debido a la dualidad que ofrece.

La página o aplicación cuenta con una cantidad de contenido importante que puede conseguir cualquier usuario con sólo ingresar a la web. Pero además, el servicio tiene la opción de tener otro tipo de exclusividades que solamente se consiguen pagando.

Puede ir desde una web especializada en contenido, donde existe una serie de redactores que cobran por hacer artículos determinados hasta aplicaciones que usamos normalmente, pero que al pagar una suma determinada de dinero mensual, tienes menos restricciones para disfrutarla.

Ejemplos claros de este modelo de negocio digital va desde Skype, LinkedIn o iCloud. Incluso las aplicaciones de Adobe, donde algunas de ellas tienen limitaciones al descargarse gratuito.

  • Código abierto

Esta modalidad tiene como principal característica la implementación de software que pueden ser utilizados con libre acceso. Además ofrece la posibilidad de que los programadores trabajen en este, usando el código fuente del sistema y lo puedan modificar o mejorar.

El software que se utilice será compatible con cualquier equipo. Este modelo de negocio digital permite la libre competencia y es válido acotar que tiene varias clasificaciones según el fin que quieras darle. Empresas reconocidas como AT&T, Red Hat o incluso Google, trabajan con este modelo.

  • Suscripción

El modelo de suscripción es el negocio digital por excelencia de la última década. Antiguamente podías suscribirte a determinados servicios, como por ejemplo el Internet y la televisión por cable, teniendo la posibilidad de verlo sólo en el lugar donde lo contrataste, sea en casa o trabajo.

Actualmente, existen diversos servicios que sólo dependen de una conexión a Internet o datos móviles para utilizarse. Desde escuchar la música de tus artistas favoritos, hasta ver deportes, películas y series. La misma se maneja mediante una cuenta, con un usuario y contraseña, activa por el tiempo determinado que pagues.

Estas pueden ser: Spotify, Netflix, Amazon Prime o Disney +. En deportes, la aplicación de la Major League Baseball de las Grandes Ligas en Estados Unidos trabaja con un servicio similar, entre muchas otras. Esta pareciera ser la nueva tendencia de entretenimiento en el negocio digital.

  • Dropshipping

Este modelo de negocio digital consta de la apertura de una tienda online, donde tu intención es vender productos determinados, pero sin tenerlos en el stock. Para ello es necesario tener previamente a uno o varios proveedores, que serán los encargados de tener dichos objetos y enviárselos a los clientes.

Una de las ventajas es que solamente serás un intermediario, al igual que sucede con el estilo de peer to peer. No obstante aquí no es un servicio sino un producto en sí. Un ejemplo es la plataforma Aliexpress.

  • E-commerce

A diferencia del Dropshipping, en el llamado comercio electrónico, tú como empresario, si te encargas de distribuir y vender el producto o servicio determinado. Es decir que en esta ocasión, no hay intermediarios ni semejantes, sino que tú y el cliente tendrán un contacto directo.

El mismo podría ser: de empresa a consumidor; de empresa a empresa; de cliente a cliente o de cliente a empresa. Aunque puedes tener una tienda física, trabajar bajo el modelo de negocio digital como e-commerce te hace ahorrar en la compra o alquiler de un lugar.

  • E-Learning

En la actualidad, ha tomado un auge sumamente amplio en la web. Este modelo de negocio digital revolucionó el mundo académico. Ya no es necesario ir a un determinado instituto para poder hacer algún curso, diplomado o incluso estudios universitarios.

Ahora, a través de distintas plataformas, puedes seguir aprendiendo y preparándote. Algunas de ellas son: Domestika, Crehana o las páginas web de universidades.

  • Crowfunding

En tiempos complicados, existen plataformas en la web que te ayudan a conseguir recursos para tus proyectos o para cubrir los gastos hospitalarios por una enfermedad. Las personas podrían donar a la causa que mejor le parezca, de forma anónima o visible.

GoFoundMe es un claro ejemplo de este modelo de negocio digital.

  • Comparadores

Buscar lo más barato en el mercado digital no es una tarea sencilla. Sea desde un servicio hasta un producto. Los clientes siempre van a querer algo que cumpla con la ley de las tres B: Bueno, bonito y barato.

Es por ello que existe un modelo de negocio digital en el que se reúnen distintas opciones con la intención de compararlos para que tú elijas el mejor. El ejemplo más importante puede ser Trivago o Kayak.

  • Marketing de leads

Este último consta de unas páginas webs o compañías especializadas en recopilar la información de los intereses de distintos usuarios y redireccionarlos a lo que buscan. Todo con la intención de poder cumplir con lo que están buscando o con lo que les gusta.

Tags: